martes, 15 de marzo de 2011

La primavera no espera

Y no entiende de solsticios ni equinoccios. Y le da igual si viene frío, lluvia o viento. En cuanto vislumbra unos rayitos de sol le entra el ansia y quiere despertar. Las flores revientan como palomitas de maíz y los árboles se vuelven algodón de azúcar. La primavera nos regala verdes, flores y cantos de golondrinas. La primavera ha llegado a Daganzo.









4 comentarios:

  1. Me encanta el símil de las palomitas de maíz :)
    Preciosa la primavera en Daganzo.

    ResponderEliminar
  2. Y de qué manera. La última es una preciosidad.

    ResponderEliminar